Comtal “A” 4 ½ – Sant Boi “A” 5 ½

Vuelve la Lliga Catalana, tras la interrupción de 2020 y la anulación de 2021, con más rondas que nunca:  11 rondas como 11 soles, para ir reajustando las categorías tras el caos que siguió al desenlace de 2020 y que seguramente nos supuso salvar el descenso.

Iniciábamos el torneo visitando Barcelona, y contra un club emblemático que no se nos acostumbra a dar mal: el Escacs Comtal Club. En ese orden sale en la web, y hay que admitir que tiene más flow.

Habíamos conseguido juntar para la ocasión a una buena banda: Moreno, Ramon Chalmeta, Bada, Pautt, Joana, Rafa, Óscar, Bosco, Josep Chalmeta y Mitjavila.

No se desempeñó la lid en el terreno habitual, que es una sala de actos. Las estrictas normativas anti-covid nos habían relegado a la segunda planta, donde alguien tuvo la genial idea de poner a las salas nombres de salsas.  Alguien nos indicó, seguramente con mala fe, que jugábamos en la sala “romesco”, pero finalmente fue la sala “olivada” donde se disputó el encuentro. Había una sala próxima llamada “sofrito”.

Al poco de empezar la pelea empiezan los problemas. Pautt tiene alguna dificultad con el certificado. Se ha vacunado, luce sano, y para más inri pasó hace poco la enfermedad. Pero no hay manera de mostrar el p QR. La federación, por teléfono, se muestra implacable: al hoyo.

Observamos la escena aparentemente distraídos, pero por debajo de las mesas los jugadores del Sant Boi vamos preparando nuestras navajas de siete muelles. Si Pautt decide llevar la disputa al terreno de lo físico vamos a liar una buena tangana. Pero como un señor firma la planilla y perdemos la primera partida antes de las 10.

El matx, sobre el papel, estaba más apretado que los tornillos de un submarino, así que esta mala noticia nos pone la cosa cuesta arriba.

Al poco empieza a sonar música. La banda sonora de “Amelie”, de “La vida es bella”, entran ganas de jugar la Petrov o la Francesa del cambio. Suenan en bucle, varios miles de veces, es música en directo. En algún lugar del centro de las salsas alguien aporrea trompetas, violines y pianos.

El match avanza y de repente una mujer impacta contra una ventana. Estamos en una segunda planta. Aparecen más mujeres, vestidas de negro, y volvemos a echar mano de las navajas temiendo un ataque al grito de “Wakanda por siempre”. Pero resulta que no, que practican algo llamado “danza vertical”. Por lo visto, tras la pandemia, ya no se baila en el suelo. Se baila en las paredes y en las ventanas con la ayuda de cuerdas y arneses.

Bosco juega junto a una ventana entreabierta, que no se podrá cerrar seguramente por peligro de muerte por pandemia, y no puede aislarse de los “talón-punta talón-punta” de las mujeres de negro, dice que así es imposible jugar y su rival le ofrece mudarse a la sala “sofrito”, donde hay más silencio. Yo pienso en usar las navajas para cortar las cuerdas y acabar con el baile, pero bastante tengo con el rival que tengo enfrente que está subiendo los peones del flanco de dama con cara de psicópata.

Cuando mi partida se acerca a una simplificación potente me doy una vuelta para observar el panorama. Ramon ha ganado, y Joana y Bada tienen pinta de ir por el mismo camino. Dani ha hecho tablas y rápidamente propongo tablas que mi rival acepta. Joana y Bada, ajenos a bailes y orquestas, consiguen dos buenos puntos con negras.

4 a 2, y abandono el local camino de una comida familiar. Al llegar a mi destino observo que la cosa ha ido justa. Unas tablas de Bosco y una victoria de Óscar nos han hecho ganar el encuentro. Josep y Mitja han tenido que firmar bajo el cero, y ha quedado el match en una victoria por la mínima.

Semana que viene, a batirnos en casa contra el Granollers-Canovelles.

Rafa Rodríguez

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s