Tarragona “A” 4 – Sant Boi “A” 6

lliga

¡Última ronda de la lliga Catalana 2019! Acaba un año lleno de épica, sufrimiento, alegrías y pelea con dragón final incluida, que en este caso era el Club d’Escacs Tarragona, un club lleno de historia y con más de 100 jugadores.

Los elegidos para el combate final éramos: Dani “el capi” Moreno, Bada, Jaume Ros, Rafa, Mitjavila, Bernat, Joan Bosco, Óscar, Joana y Castells.

Equipo sin Chalmetas, por circunstancias variadas y desafortunadas, pero dispuesto a no tener que depender de los resultados que hicieran la Lira y el Llinars, que luchaban por salir de los tres últimos puestos.

Si esos dos equipos ganaban y nosotros no puntuábamos nos esperaba un play-off para evitar el descenso que no nos apetecía jugar.

La fortuna quiso sonreírnos desde temprano. El Tarragona “B” se jugaba el ascenso contra el Tortosa y los últimos tres jugadores del “A” se habían ido a reforzar al “B”, jugando en su lugar tres jugadores con ELO que empezaba por 19. En el resto de tableros estábamos por debajo. Aquí podéis consultar el acta. O aquí.

La fortuna no acababa ahí. El vicepresidente del Tarragona (desconozco el nombre de este ángel) había comprado dulces y zumos y nos invitaron a coger a los equipos visitantes. Ante la posibilidad de que hubiera cicuta en los alimentos no me atiborré de conguitos hasta que acabé la partida.

El match pintaba bastante bien a primera hora. Óscar propinaba una paliza fantástica a su rival, dejándole seguramente la impresión de que los primeros equipos son terreno peligro. Buena lliga la de Óscar, a caballo entre el A y el B.

Yo caí en una de las posiciones en las que soy un jugador formidable: con pieza de más. Se metió mi rival en un lío donde vio menos que yo, que ya es decir, y conseguí atrapar un alfil por dos peones. Las jugadas fueron pasando y al final la posición se aclaró y un último golpe táctico nos puso por delante y con buenas perspectivas de alcanzar la gloria. 2 ½ de 7 en un torneo muy flojito, así que sólo queda agradecer a Caissa que nublara la vista de mis rivales en momentos puntuales. Se esforzó la diosa en que hiciera más puntos, pero ni con esas.

Joana daba tablas en una posición en la que está mucho peor. 5 puntos de 9 para su debut en el “A”, una de las claves del buen torneo del equipo, y una de las esperanzas para volver a división de honor en un futuro cercano.

Castells también logró imponerse en el último tablero con las piezas negras, y consigue acabar con victoria un torneo muy difícil, ya que ha estado defendiendo el primer tablero del “B” la mayoría de las partidas.

Mitja ha tenido la fortuna probabilística de jugar sus siete partidas con negras, que es algo que tenía una probabilidad, más o menos, del 0,78125% de suceder. En esta última partida se metió en un jardín extraño del que salió metafóricamente tieso. Fantástico su esfuerzo por estar ahí todas las rondas que ha podido, luchando sin que cirugías menores ni el hecho de enfrentar la desventaja de las negras en todas las partidas le hayan alejado más de lo imprescindible del tablero.

Bada, defendiendo el segundo tablero, hizo unas tablas que le supieron a poco, ya que pudo meter un caballo en f5 en un momento de la partida que tal vez le hubiera hecho acabar el torneo con una merecida victoria. Sólo dos jugadores consiguieron llevarse el punto de Bada este año, jugando contra gente muy fuerte todas las rondas. Muy sólido y sin duda una de las claves de la temporada.

Joan Bosco también firmaba las tablas en un final de alfiles de distinto color donde llevaba peón de más. La partida al principio no me inspiraba mucha confianza, tras haber visto de reojo una fiesta en f6 que no tenía muy buena pinta, pero nuestro MC estaba delante del tablero y supo llegar a un final favorable pese a lo que pudo pasar del empate. Torneo correcto, con la mitad de los puntos ante rivales de un nivel similar al suyo, que le hace quedarse con el mismo ELO.

Le tocó a Bernat anotar el medio punto que faltaba para asegurar el empate y la categoría. Sin que él mismo supiera cómo, acabó en un final que parecía algo más favorable para el jugador de enfrente, con alfiles de mismo color e igualdad de peones. Forzó el rival sin mucho éxito, ya que después de varias vueltas la cosa acabó en empate. Muy buen torneo de Bernat, que tiene el reconocimiento del equipo por haber podido jugar tantas rondas y hacerlo tan bien. Difícilmente estaríamos hoy de fiesta de no haber sido por él.

El siguiente en acabar fue Dani Moreno, que, pese a jugar con negras con un jugador que le sacaba 160 puntos (y Dani tiene más de 2300) quería acabar el torneo con victoria, llegando a rechazar las tablas. Pero los recursos del rival impidieron la victoria de nuestro delegado, que se tuvo que conformar con el empate que certificaba la victoria en el match. Faltan palabras para describir el torneo que Dani, que estuvo durísimo todas las rondas y se permitió ganar en Valls a Vicenç Esplugas con una entrega que es de lo más increíble que hemos visto esta Lliga. Que lo explique Piqueras.

Cerró la Lliga 2019 Jaume Ros con unas tablas que le supieron a poco, ya que estuvo dando vueltas, buscando una victoria que había tenido en las manos durante gran parte de la partidas hasta que se coló un truco. Finalmente la lógica de los alfiles de distinto color se acabó imponiendo y tuvo que firmar el empate tras más de 694843 jugadas. Se lleva Jaume el premio honorífico y no remunerado del MVP, sube más de 40 puntos de ELO y ha sido sin duda la estrella del equipo.

Aquí acabó el match con la victoria de 4 a 6 y la sensación de haber cumplido con el trabajo.

Esta ronda no pudimos contar con Fernando Iglesias, que acabó el torneo con el 50% de los puntos y dejó en este cronista la sensación de que hay ahí muy mucho ajedrez, que en algún momento va a salir a borbotones y nos va a ahogar a todos entre gritos de admiración.

El presi Chalmeta jugó un par de rondas, y la alegría de verle jugar la 8a ronda compensó en parte el verle partir después de la 1ª, ya que tuvo que librar otra partida más importante, que parece que ha ganado, así que esperamos que el año que viene vuelva a jugar todas las rondas, como viene haciendo desde la época de los romanos.

Y mención especial para Ramon Chalmeta, que pese a haber fijado su residencia en París, ha bajado a jugar durante cinco rondas, facilitando al resto del club tener rivales más asequibles en todos los tableros. Pudo Ramon hacer un torneo fantástico, con varias victorias y tal vez con ninguna derrota, pero supongo que la situación de viajar para arriba y para abajo no ayuda a la hora de encarar las partidas. Esperemos que esta estancia en el país vecino sea puntual y que podamos volver a tenerlo en el equipo todas las rondas el año que viene.

¡Y para acabar las crónicas de 2019 una canción de victoria en el match! ¡Let’s twist!

¡Un saludo!

Rafa Rodríguez

p.d.: que creo que la crónica me ha quedado corta, un aplauso para Bea Alonso, reportera en directo, grupi del club, responsable de contenidos de la web, apoyo logístico y eterna jugadora potencial.

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s